¿QUE JAULA COMPRO?

Saber cómo alojar correctamente a nuestros periquitos es importante, ya que hay que tener en cuenta que van a pasar gran parte de su tiempo en la jaula que le compremos, sino toda su vida. Hay que comprar la jaula más grande que nos podamos permitir, ten en cuenta que los periquitos siempre han de vivir en pareja. El tamaño mínimo está en cincuenta centímetros de ancho, esto es porque los periquitos aprovechan el espacio horizontal y no el vertical, así que hay que buscar una jaula con una buena medida en cuanto al ancho se refiere.  

Jaula2.jpg

Resumiendo, la jaula ha de ser más ancha que alta, como mínimo tendrá cincuenta centímetros de ancho para una pareja, para albergar dos parejas deberías ir al metro de ancho, también como mínimo. Es recomendable que permitas paseos fuera de la jaula para que tus periquitos ejerciten las alas, ya que en una jaula la capacidad de volar es prácticamente nula. A los periquitos les encanta trepar, así que la jaula tendrá algún barrote horizontal para que puedan agarrarse a él. La jaula, como ya sabes, ha de ser rectangular, no compres una redonda porque no son nada beneficiosas para los periquitos, en realidad para ningún ave, los periquitos, cuando se asustan buscan referencias, en una jaula rectangular las encuentran inmediatamente: son las esquinas. Pero en una jaula redonda no existe ninguna con lo que el ave se desorienta.  

En el mercado existen muchos modelos de jaulas, pero hay que desechar tanto las que son redondas como las que simulan formas como mansiones o similares, aunque a nuestros ojos puedan parecer atractivas a nuestros periquitos ese tipo de jaulas les resultan poco aprovechables. Las fabricadas con madera no sirven, los periquitos todo lo pican y la destrozarían en un abrir y cerrar de ojos, además de que la limpieza es más dificultosa. Estos tipos de jaula, aunque no son nada recomendables, las venden en muchos comercios, esto es simplemente porque siempre hay alguien que por desconocimiento las compra, a lo largo de esta sección te darás cuenta de que hay más artículos que los fabricantes nos venden pero que no son buenos para los periquitos.

Procura que la jaula no tenga los barrotes pintados de blanco, ya que dificulta la visión del exterior a los periquitos. La separación entre barrotes debería de ser de un centímetro aproximadamente, si es más grande los periquitos podrían llegar a escapar (engañan mucho con su plumaje, realmente son muy delgados y una vez sacan la cabeza el cuerpo sale también) o en el peor de los casos quedarse enganchados. Si la separación es menor las patas o el pico pueden quedar atrapados. Contra más puertas tenga la jaula, mejor; ten cuenta que si deseas criar el nido se cuelga en una puerta, la bañera también, ya son dos puertas ocupadas. Si tiene posibilidad de usar separador mejor, en caso de pelea o enfermedad puede ser necesario separar unos días a tu pareja, así que el separador te puede sacar de un apuro si no dispones de otra jaula.

Cuando elijamos la jaula ésta traerá una serie de accesorios como pueden ser comederos, bebederos, perchas y/o juguetes. Los comederos suelen ser exteriores, se cuelgan por fuera de la jaula y son transparentes. No son del todo recomendables porque obligamos a los periquitos a meter la cabeza en un agujero para poder alimentarse, además de que al ser transparentes les hacen creer que por ahí pueden salir al exterior, así que vaciarán el comedero e intentarán salir, al ser comederos donde la tapa se puede quitar, si ellos consiguen quitarla haciendo fuerza con su cabeza se escaparán y acabarán muriendo por inanición o atrapados por algún animal doméstico como gatos o perros.

Comedero4.gif

Los juguetes permiten a los periquitos salir de la monotonía y divertirse un poco, el columpio siempre triunfa, así mismo, una cuerda o una escalera también les puede gustar. Tampoco es bueno llenar la jaula con juguetes, así que no te excedas. Puedes ir haciendo pruebas a ver qué juguete les gusta más y así retirar los que no suponen nada para ellos.

Los espejos o los juguetes que contengan partes reflectantes debes retirarlos y desecharlos, te explico el porqué: los espejos hacen creer al periquito que su propio reflejo es un compañero, con lo que puede abandonar a su pareja real y centrarse en su reflejo rascándole y dándole besitos, esto ocasiona frustración en el periquito ya que no recibe respuesta. Pero lo peor es cuando le regurgita comida como parte de su comportamiento social, regurgita y regurgita sin obtener nada a cambio, con lo que al final, de tanto regurgitar se gana un trastorno gastro-intestinal que puede acabar en muerte. Aunque en algunas tiendas de animales los recomienden y te intenten vender uno, no hagas caso, son muy perjudiciales.

Juguete espejo.jpg

En el periquito es muy fácil distinguir los sexos, es una de las aves que tiene más acusada la distinción entre macho y hembra.

EDAD Y SEXO

En el periquito es muy fácil distinguir los sexos, es una de las aves que tiene más acusada la distinción entre macho y hembra.

Todo consiste en fijarse en el color de la cera, la cera es una membrana que cubre los orificios nasales, en la parte superior del pico. Los machos tienen la cera de color azul y en algunas variedades rosa con diferente tonalidad por completo y la hembra blanco-azulino o marrón. El color definitivo de la cera se da cuando el ejemplar ya es adulto, antes ya resulta un tanto más complicado distinguir la tonalidad de la cera, aunque no es imposible.

ALIMENTACIÓN

Cara periquito.jpg

 Los periquitos se alimentan principalmente de alpiste y mijo, en las tiendas venden comida preparada para ellos. De vez en cuando, en días alternos les podemos colocar una hojita de lechuga bien lavada para eliminar posibles restos de pesticidas y secada (y si la sacamos fría de la nevera, esperar un tiempo antes de dársela al pájaro), a ellos les encanta y la devorarán enseguida, a más periquitos más lechuga.

Esta vendría a ser la alimentación básica aunque como buenos cuidadores de nuestros periquitos debemos complementarles su dieta.

TN periquitoslechuga.jpg

La fruta les encanta, así que puedes darle casi todo lo que se te ocurra, pero tenemos que tener en cuenta que hay fruta más beneficiosa para ellos y otra que les es más perjudicial e incluso venenosa.

La fruta como la manzana, la pera, o la sandía es buena para ellos, también les puedes dar arándanos, cerezas, fresas, mandarinas, melocotones, melón, naranjas, piñas, plátanos o uvas. No todos los periquitos se las comen ni saben que son comestibles, pero si son curiosos no tardarán en acercarse a investigar y como todo lo pican comprobarán que está bueno y ya no podrá dejar de comer la fruta que le vayamos poniendo.

Tiene mucha importancia la higiene en todo cuanto se refiere al periquito. Es necesario ocuparse del alojamiento de nuestra mascota. Las jaulas deben limpiarse con frecuencia incluso desinfectándola, así podemos evitar muchas enfermedades de los periquitos por falta de higiene en su jaula. No hay que dejar que se acumule la suciedad en el fondo de la jaula, tampoco disponer los palos de forma que un periquito situado en uno superior pueda deponer en uno que esté inmediatamente debajo o en un comedero.

Los accesorios también habrá que limpiarlos, palos, bebederos y comederos, los bebederos cambiarles el agua frecuentemente en invierno y cada día en verano, procurando que no se forme esa capa verde debido a la estanqueidad del agua. Con los comederos tendremos en cuenta un detalle, las cáscaras vacías hay que retirarlas y rellenar con semillas nuevas, pero con cuidado de no dejar las semillas del fondo del comedero siempre en el fondo, porque llegará un momento que esas semillas tengan meses de antigüedad.

Ha de observarse periódicamente si los periquitos tienen insectos, cosa fácil de ver mirando debajo de sus alas, sitio preferido por tales bichos. Muchas veces se nota su presencia debido a que los periquitos se expurgan de manera anormal, con verdadero furor.

Como complemento, jamás debe faltar la ventilación ni la luz, el que piense que puede tener periquitos en malas condiciones, o posee mucha imaginación o mala voluntad.

Cómo se limpia nuestro periquito Observando a un periquito podemos comprobar como es su aseo personal, veremos que después de alimentarse, si notan su pico sucio, se lo limpiaran ayudándose de los palos de la jaula. Cuando estén tranquilos se asearán sus plumas con el pico y las patas.

Respecto a sus uñas, el mismo roce con los palos hará que se mantengan dentro de un tamaño razonable, pero sino fuera así y tuviésemos que cortárselas, lo mejor es acudir a un veterinario de exóticos, ya que las uñas de los periquitos tienen una venita que si se la cortamos podemos ocasionarle una hemorragia. Si por diversos motivos no hay más remedio que ser nosotros los que tengamos que cortarle la uñas, cogeremos al animal, y a trasluz miraremos donde termina esa pequeña venita, para ver a partir de donde podemos cortar para no causarles una herida y una infección. Evidentemente, si se la causáramos, hay que desinfectarle la herida y curársela.

Con todo, debemos saber que si le cortamos la uñas una vez, tendremos que hacerlo siempre, ya que ocasionaremos que, al crecer, salgan más curvadas que de costumbre, teniendo problemas el periquito para coger agarre. Para el pico con una piedra de calcio y un hueso de sepia se lo limará y lo dejará filoso a la vez que hace acopio de minerales.

En verano y en días de mucho calor, podemos optar nosotros mismos por refrescarles con un pulverizador, procurando no darles directamente con el agua y mojarlos de pie a cabeza, es más preferible mojar partes de la jaula para que él luego se restriegue y se humedezca. También podemos optar por una bañera para periquitos, las hay para colgar por fuera de la jaula o interiores, en cualquier caso lo ideal es no sobrepasar los dos centímetros de agua, lo suficiente para que disfrute de un chapuzón sin el peligro de que se sumerja por completo. No a todos les gusta la bañera y no deberíamos preocuparnos si no le hacen ni caso, seguramente prefieran el método del pulverizador.

TN periquitobano.jpg

COMPORTAMIENTO Y LENGUAJE

Ya tenemos a nuestro periquito en el lugar que hemos elegido para él, una jaula, un aviario, un jaulón, pero no sabemos si está a gusto, si está tranquilo, si necesita algo, estos datos nos pueden ayudar a conocer mejor a nuestro periquito y por lo tanto a proporcionarle unos cuidados más adecuados.

Sabremos que nuestra mascota está a gusto cuando veamos que se asea y limpia el plumaje con el pico, poniendo cada pluma en su lugar correspondiente, vamos, que vemos que nuestro periquito se está poniendo guapo .

Otra actividad que hará es rascarse la cabeza y la nuca con una de sus patas. Se limpiará el pico si está sucio restregándolo contra los palos o los barrotes de las jaulas.

Si el pájaro no se encuentra tranquilo no emitirá su clásico gorgojeo, no cantará, aunque también es posible que nos hayamos topado con un periquito tímido...

Saltará de palo a palo, se moverá, lo veremos disfrutando del interior de su habitáculo.

Cuando esté de lo más relajado, esconderá una de sus patitas en su plumaje, el cual inflará otro poco y empezará a emitir su clásico gorjeo pero a un volumen muy bajo. Tenemos a nuestro periquito de lo más contento y feliz.

Si permanece sobre una sola pata significa que se encuentra en un estado de relax, está descansando tranquilamente.

Si estira un ala y una pata al mismo tiempo, como desperezándose, nos está comunicando que necesita ejercicio, necesita moverse, esto puede ser debido a que la jaula sea demasiado pequeña o que hemos puesto demasiados juguetes dentro y no le dejamos moverse.

Si mantiene el plumaje levantado, formando una bola, y está decaído, es señal de que necesita calor, quizás en el lugar que hayamos dejado la jaula no le llega el calor del sol. Cuando es al contrario y tiene calor, veremos a nuestro periquito con las alas ligeramente separadas del cuerpo y probablemente con el pico levemente abierto. Los periquitos no sudan y esto les ayuda a bajar la temperatura corporal. También podemos verlos en ese estado si han realizado un esfuerzo considerable, por ejemplo después de una larga sesión de vuelo.

Si lo observamos con todo el plumaje pegado a su cuerpo, todo tieso, respirando con rapidez y estirando el cuello hacia arriba nos está diciendo que está asustado o que lo hemos asustado, volverá a su estado normal cuando se le pase el susto, ¡todo puede ser que haya visto un fantasma! Aunque lo más normal será que lo hayamos asustado nosotros al acercarles nuestra mano, o al hacer un movimiento brusco cerca de ellos. El perseguirlos para devolverlos a la jaula después de un paseo fuera de ella, también los estresa mucho.

TN calor.jpg

Los periquitos que viven en compañía o si introducimos uno nuevo en la jaula de otro ejemplar podemos ver que se produce una pelea. Habrá que distinguir la forma de actuar de un macho y la de la hembra.

Un macho atacará a otro macho por comprobar quien es el dueño de un palo, o quien come primero, son pequeñas riñas que se limitan a piar fuertemente y a levantar el plumaje, si la cosa es más seria levantan una de las patas y dan con ella al abdomen de su contrincante. También podemos ocasionar una riña si colocamos en la misma jaula dos machos y una hembra, ya que los machos se pelearan por esa hembra. Un macho rara vez causa la muerte a otro. Un macho atacando a una hembra es muy raro de ver, yo nunca lo he visto, los periquitos son más civilizados que nosotros.

Una hembra atacará a otra hembra porque por naturaleza se llevan mal, por lo menos así lo dicta mi experiencia (aunque siempre hay excepciones), como en el caso anterior, si colocamos dos hembras y un solo macho, las hembras se atacarán, y lucharán hasta que una de las dos muera, ellas son más duras, utilizan el pico fuerte que poseen para infligir más daño a su adversaria. Una hembra sí atacará a otro macho para librarse de sus carantoñas si él está interesado en ella pero la hembra no congenia con él, le picará hasta que el macho se vaya, no suele ser nada serio mientras exista suficiente espacio en la jaula o pajarera para alejarse y huir.

Los periquitos son aves muy sociables, en libertad viven en grandes bandadas y por lo tanto su vida transcurre rodeados de ejemplares como él. Así que podemos decir que la necesidad de estar acompañado es algo que está muy dentro de un periquito. Contra más compañía tenga más feliz se sentirá, si no podemos disponer de una pajarera con varios ejemplares, simplemente teniendo una pareja será de lo más feliz.

ENFERMEDADES

Esta lista está elaborada para que nos ayude a identificar qué enfermedad es la que está debilitando a nuestro periquito, en ningún caso pretende sustituir a un veterinario, el cual nos dará un trato más profesional. En este punto hay que tener en cuenta que deberíamos buscar un veterinario de exóticos, con esto nos aseguramos que sabrá tratar a nuestro periquito, ya que los veterinarios que sólo tratan a perros y gatos pueden no saber cómo actuar ante este tipo de aves.

Los síntomas son muy parecidos de una enfermedad a otra, con lo que nos pueden hacer dudar. Los periquitos soportan todo lo que pueden antes de mostrar algún síntoma de que les pasa algo, intentan esconder su enfermedad para no mostrar debilidad ante posibles depredadores. Así que para cuando notemos que a nuestro periquito le ocurre algo tendremos que tener claro que para entonces la enfermedad ya está avanzada.

Está triste y apático, apenas pía. Infla mucho el plumaje. No tiene fuerzas para sujetarse encima de la percha, se acuesta sobre ella, apoyando el vientre, mueve la cola al ritmo de la respiración.

Según el tipo de enfermedad dejará de comer o comerá mucho más de lo normal. Beberá también ávidamente.

Aquí te muestro una lista con las enfermedades más comunes y el modo de combatirlas. En la mayoría de los casos será imprescindible coger al periquito para administrarle el tratamiento, lo cual suele ser problemático tanto para nosotros como para ellos. Puedes encontar más información al respecto en la sección de como coger correctamente a un periquito.

Resfriado común Ocasionado principalmente por corrientes de aire o cambios bruscos de temperatura. Bien tratado y cogido a tiempo no suele ser mortal. El periquito afectado estará triste y con el plumaje hinchado, permanece somnoliento y con una respiración pesada. Hay que darles calor, si los tenemos en el exterior habrá que ponerlos a cubierto dentro de casa, si conseguimos que el enfermo consiga una temperatura estable ya habremos avanzado bastante. Agua limpia, una buena alimentación de calidad, panizo para que no deje de comer y a la vez engorde son fundamentales. Para ayudarle todavía más, sustituye el agua por infusión de manzanilla o de hinojo (a temperatura ambiente). Suele ser recomendable aislar a los ejemplares enfermos.

Ácaros de la sarna Dolencia que se manifiesta en forma de costras en el pico, en la parte de la cera e incluso en las patitas. No es para nada mortal pero sí muy molesta para el periquito. Untando un bastoncillo de algodón con aceite de oliva (o mejor aún con aceite de parafina, de venta en farmacias) y restregándoselo por las zonas afectadas, en un par sesiones, se les suele ir completamente. Hay que prolongar el tratamiento un par de semanas más para asegurarnos que no vuelven a aparecer los ácaros. Si eso no funciona en las tiendas de animales venden algunos tratamientos, los hay en forma de pomadas, en spray y gotas que se administran en el cuello del ave, funcionan practicamente en todos los casos.

Catarro de buche Se presenta en los casos en que se dan alimento adulterados o comida verde sin lavar. El pájaro está triste, pico sucio, plumas erizadas, buche muy distendido, piel violeta, dejan de comer y beben ávidamente. La enfermedad dura unos 3-5 días y acaba con la muerte. Hay que darles granos limpios y lechuga bien lavada.

Catarro gastro-intestinal Aparece en los ejemplares jóvenes, se debe a la mala calidad del grano, el periquito está triste, no come y las heces son blandas y acuosas, bebe abundantemente y enflaquece rápidamente terminando con la muerte. Se los separa para evitar contagio, se los mantiene con una temperatura suave y se les da alimento muy limpio.

Asma Enfermedad crónica que se caracteriza por la dificultad respiratoria, muy acentuada en la respiración. Es una dolencia difícil de curar, por no decir imposible, pero generalmente no ocasiona la muerte. No hay que cansar ni asustar al animal, que puede mejorar si se pone en el agua del bebedero un trocito de regaliz o unas gotas de jarabe de Tolú.

Bronquitis Inflamación de los bronquios y mucosas, que recubren las vías aéreas. Puede ser producida por polvillo de cal viva, gases irritantes, gérmenes... Los ejemplares afectados respiran penosamente, abriendo el pico para aspirar aire, permanecen quietos con los ojos cerrados, pierden el apetito y pueden llegar a sucumbir. Para el tratamiento es necesario ponerles en un local abrigado pero ventilado. Hay que separarlos del resto para evitar el contagio.

Epilepsia Frecuente en los ejemplares jóvenes, se observa al momento al verlos saltar y revolotear por la jaula de manera rara, imprevista y alocada, quedando finalmente como paralizados por las patas y alas, lo que ya les impide saltar y volar, arrastrándose torpemente por el suelo. Enfermedad incurable, el único remedio algo eficaz es impresionarles repentinamente duchándolos con agua fría y secándolos inmediatamente al sol, lo que al parecer les devuelve el funcionamiento normal de los miembros.

Estreñimiento Los periquitos hacen inútiles y continuos esfuerzos para depositar sus defecaciones, se cura dándoles abundante lechuga.

Fracturas Se trata de roturas de algún huesecillo, particularmente de las alas o las patas, no suele haber complicaciones, pero si no se tiene cuidado la soldadura tiene lugar defectuosamente y el ejemplar puede quedar cojo.

Melancolía Puede darse porque el periquito esté solo y más cuando se trata de adultos que han vivido en común. Si el solitario es macho, le desaparece la melancolía sólo con ponerle con otro, sea macho o hembra. En cambio si es hembra, solo se remedia con un macho, ya que con una hembra la atacará, matándola si puede.

Obesidad El exceso de grasa no suele ser mortal para los periquitos que no se dedican a la reproducción, en cambio si lo es para éstos, sobretodo para las hembras que fallecen por atravesárseles un huevo. El remedio más eficaz consiste en separarlos en una jaula individual, darles verdura y comida en cantidad suficiente para su nutrición pero sin que se harte.

Parálisis de los jóvenes Disminución o privación absoluta de ciertos movimientos voluntarios. Las causas pueden ser diversas, defectuosa alimentación, falta de luz solar, carencia de vitaminas... Hay que darles abundante lechuga, hueso de sepia y luz solar directa. Si la parálisis es de un ejemplar adulto, es incurable.

LA REPRODUCCION

Muchos pájaros no se reproducen hasta la llegada de la primavera, sin embargo el periquito se aparea y cría en cualquier época del año, le es indiferente la estación en la que nos encontremos. No obstante, nosotros como cuidadores, debemos proporcionarles unas condiciones adecuadas para la cría, y lógicamente una temperaturas muy bajas típicas del invierno no son las condiciones más recomendables. Lo ideal es colocar el nido para los meses de marzo o abril.

Como ya tenemos claro que nuestra pareja es realmente una pareja y que ya está establecida, si la cosa va bien veremos que el macho se vuelve inquieto y travieso, cantando alegremente y saltando de un saltador a otro, se acercará a la hembra, se alejará y regresará rápidamente, mientras se aproxima a la hembra irá cantando y veremos como se le estrecha la pupila, dilatándose casi al punto de manera muy rápida.

ImagesCAJHCJHR.jpg
Adiestrando_periquitos

Adiestrando periquitos

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.