Cynogna2.jpg

El cuerpo del terápsido Cynognathus se apoyaba sobre cuatro patas pequeñas pero fuertes que quedaban debajo del tronco. Estas patas, provistas de grandes garras curvadas, daban al animal bastante velocidad para perseguir y saltar sobre sus presas. El cráneo de 33 centímetros de este depredador contaba con las armas de los mamíferos depredadores: incisivos, caninos y molares con muchos remolones que al cerrar la boca actuaban como una tijera desmenuzadora. Sus caninos eran muy largos y sobresalían de la mandíbula, de una forma similar a los dientes de sable. Tenía una cola muy larga y ancha, similar a la de un reptil que al parecer equilibraba el peso del animal. Los fósiles del cráneo también demuestran que tenía pelos sensitivos en el hocico con los que detectaba a su presa. Esto también demuestra que era un animal de sangre caliente porque tenía una cubierta de pelo que lo aislaba de las temperaturas del exterior. Se cree que este animal cazaba en manadas a las presas como el Lystrosaurus, que era muy abundante en el Triásico inferior. Aunque se parecía bastante a un mamífero, probablemente tenía unas orejas bastante pequeñas que le ayudaban a oír a sus presas y seguramente era un animal ovíparo, pero se cree que cuidaba a sus crías e incluso pudo ya haber tenido glándulas mamarias para alimentar a sus crías desdentadas en las primeras semanas de vida. Probablemente ponía pocos huevos que eclosionaban rápido y tenían cáscara blanda, como si se tratara de un adelanto al viviparismo. Cynognathus cabeza.jpg

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png


Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.