Casea.jpg

Uno de los rasgos más extraños del Casea es su cráneo, extremadamente pequeño y que contaba con numerosos incisivos afilados que sobresalían del cráneo, y dentro de las mandíbulas había pequeños dientes en forma de hoja que desgarraban las plantas antes de tragarlas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.